viernes, enero 18, 2008

Dolor de patria

Hoy estoy deprimida. Tengo dolor, me duele mi patria, mi paìs. Durante las ùltimas noches me levanto hacia las 3 de la madrugada y la cabeza me da vueltas. Pienso en los secuestrados, aquellas personas privadas de la libertad que se encuentran en las selvas colombianas y quienes han sido olvidados. Dentro de mi propia ingenuidad quisiera verlos libres, quisiera saber hasta cuando? Tantos porqués me persiguen. Y cual es la salida, la respuesta, la fòrmula para encontrar la paz. Pensar en una Colombia en paz. En este momento siento una gran nàusea. Quisiera estar con mi familia, la nostalgia es ahora màs fuerte que nunca. Quiero rezar. Quiero seguir teniendo mis esperanzas vivas, quiero volver a creer, quiero soñar y quiero divulgarle al mundo que mi paìs, màs allà de los Episodios polìticos y sociales de los que se comenta recientemente, es un paìs de gente maravillosa, inteligente y sobretodo buena.

Me uno desde aquì, con el corazòn a todas esas manifestaciones en contra de los terroristas de las FARC, esos asesinos que cuentan con el apoyo de Chàvez y la Còrdoba. Desde aquì envìo mis mejores energìas a los secuestrados, libérense pronto. Hubo un Episodio que aun recuerdo con emociòn, ocurriò hace como 11 años. Era un sàbado y yo estaba con unas amigas caminando casualmente por unas calles sin ningùn plan, se realizaba en Bogotà un evento de la campaña de Pastrana muy cerca a Unicentro y yo sin saber, me acerqué a la tarima para ver si podìa ver a algùn personaje conocido. Ese dìa ni siquiera fue Pastrana debido a que se habìa retrazado su vuelo. Al saber que no iba a ir el entonces candidato, me alejè de la tarima y me he encontrado cara a cara con una persona que estaba sola. Ella era Ingrid Betancourt, me acerqué a ella y muy espontàneamente le dije: "Ingrid, la juventud està contigo". Ella sonriò y me agradeciò. Un tiempo después de la mano de mi abuelito CarlosBa (q.e.p.d) entrè a un velorio. Generalmente no me gusta ir a este tipo de sitios, pero mi abuelito me habìa insistido en que lo acompañara al velorio del señor Enrique Santos Castillo de El Tiempo. Allì, ademàs de conocer a todos los Santos, mi abuelito demostrò conocer y ser reconocido por grandes personalidades que yo no hubiera jamàs imaginado, ya que él fue corresponsal de El Tiempo en Zipaquirà y amigo de los Santos.

En esa funeraria encontrè nuevamente a Ingrid, entre otro personajes y nuevamente, con mucha imaginaciòn, le repetì la frase que le habìa dicho tiempo atràs, esta vez ella lucìa diferente, me pareciò màs tìmida de la primera vez, para mi soprpresa saludò muy amablemente a mi abuelito y en esta ocasiòn ella también estaba sola, que extraño -Si tan solo en ese momento supiera lo que le ocurrirìa después a la pobre. Mi abuelito no perdiò la oportunidad de decirles a todos los que saludaba que yo serìa la futura periodista y que me recordaran cuando fuera a tocar sus puertas. Fue en ese entonces cuando decidì entrar a estudiar Comunicaciòn Social, pero el énfasis en Periodismo cambiò por el énfasis en Organizacional debido a que mi abuelito del alma muriò cuando yo estaba cursando primer semestre y vi que mi interés se habìa perdido con él. Seguramente los de El Tiempo me recordaron cuando les envié unas palabras dedicadas a mi abuelito, ya fallecido, que luego publicaron en su diario y que yo conservo con tanto amor. Grandes Episodios.

2 comentarios:

nestor dijo...

Hola..te escribo desde la Argentina que no sé como llegué hasta tu blog..me gustan tus palabras porque salen desde lo mas profundo del alma lugar donde se estacionan los verdaderos sentimientos. La cosa que vos planteas no es tan facil, y viene de muy lejos esta cuestión de las farc y los gobiernos de colombia y toda latinoamerica que no es ajena a nada. En mi país (Argentina) aumenta la economía desde hace varios años a un ritmo barbaro pero vaya paradogica también aumenta la pobreza y los pobres y la brecha de los que mas tienen cada vez es más grande con los que menos tienen.
Yo digo si no hay gobiernos capaces de distribuir un poquito mas equitativamente las riquezas tarde o temprano aparecen grupos como las farc a reinvindicar estas injusticias. No acepto ni justifico los secuestros...noooo por favor, solo intento reflexionar sobre un tema que debe ser atendido con urgencia...digo: no solo el tema de los secuestros sino el tema de la desigualdad que, en definitiva, es la lacra, la basura que posibilita estas situaciones.
un abrazo

•★Jolie★• dijo...

Hola querido Nestor, gracias por visitar mis Episodios, de antemano te pido disculpas por el tiempo en contestarte. Estoy de acuerdo contigo, evidentemente estas son situaciones que como hermanos latinoamericanos nos tocan el corazòn al encontrarnos delante de nosotros la guerra y la desigualdad injusta.
Te mando un fuerte abrazo desde Italia.